Foto: Luis Torres/El Diario  

Aún debe ‘Todos somos Juárez’ a la ciudad 3 proyectos de salud
Eleazar Reza El Diario | 12-11-2012 | 00:02
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
Fueron anunciadas como acciones fundamentales para restaurar el tejido social en la localidad por la inédita ola de violencia que se abatió sobre ella los últimos cuatro años y medio, sin embargo, tres de los más ambiciosos compromisos adquiridos en materia de salud por la estrategia “Todos Somos Juárez, Reconstruyamos la Ciudad”, no se han concretado, a unos días de que concluya la administración del presidente Felipe Calderón.

El Centro de Atención Integral y Hospital de Salud Mental, que se terminó de construir hace casi dos años, todavía no funciona; el Hospital de la Mujer no ha sido ampliado y es incierta la construcción de un nuevo nosocomio al surponiente de la ciudad. Pero además hay dudas en los trabajos del Hospital General.

“Se cubrió la atención primaria en el área de salud, pero si no se cumplen los cuatro megaproyectos –hospitales–, la estrategia fue un fracaso absoluto”, expresó el médico Fernando Ornelas, presidente del Consejo Ciudadano de Salud de Ciudad Juárez.

Además, Hugo Almada Mireles, coordinador del área de Salud Mental dentro de este Consejo, antes llamado Mesa de Salud del “Todos Somos Juárez”, consideró que no existió una política de Estado para atender la salud mental de la comunidad, y que nunca fue una acción prioritaria, pese a los estragos que la violencia ocasionó en la mayor parte de la población.

El gobierno del presidente Felipe Calderón termina el 30 de noviembre, por lo que han surgido dudas entre los integrantes sobre el futuro de la estrategia, de las diversas mesas conformadas y sobre el plan del presidente electo Enrique Peña Nieto respecto al proyecto de inversión social.

Ante las incógnitas, los integrantes de lo que inicialmente fue conocida como Mesa de Salud dentro del ‘Todos Somos Juárez’ promovieron ciudadanizarse y transformarse en el Consejo Ciudadano de Salud de Ciudad Juárez, para que fueran las mismas asociaciones y colegios que lo integran los que definan la agenda.

‘Nudos de Estado y Federación atoran los proyectos’

Entre los objetivos de la transformación está generar políticas públicas, establecer programas y hacer diagnósticos de las condiciones en salud de la comunidad, y vigilar el cumplimiento de las promesas de los tres gobiernos, no sólo de las pactadas dentro de “Todos Somos Juárez”.

La estrategia se lanzó oficialmente el 17 de febrero de 2010 en respuesta al círculo vicioso de violencia que enfrentaba Ciudad Juárez, y como una respuesta concreta después de la masacre de estudiantes en Villas de Salvárcar..

Dentro de ésta se incluyeron 160 acciones a realizarse en 2010 “para disminuir la inseguridad y mejorar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad”.

De aquellos compromisos, 40 fueron en el área de salud, divididos en: adicciones, salud mental, prevención y promoción de la salud, cobertura e infraestructura física en salud.



Compromisos ‘cumplidos’



Fernando Ornelas, presidente del Consejo Ciudadano de Salud de Ciudad Juárez, consideró que los grandes proyectos dentro de la estrategia “Todos Somos Juárez” están detenidos por nudos ocasionados entre las instancias del Gobierno del Estado y el Federal.

Los grandes proyectos son la apertura del Centro de Atención Integral y Hospital de Salud Mental, la ampliación de los hospitales De la Mujer y General, así como la construcción del Hospital General de Especialidades.

En el compromiso número 66 del programa se detalla que para el 28 de junio de 2010 se habían transferido al Gobierno del Estado 52 millones de pesos para la terminación de la obra y equipamiento del Centro de Atención Integral y Hospital de Salud Mental.

De hecho, el edificio se terminó de construir cerca de febrero de 2011 y en septiembre del mismo año se equipó, pero a la fecha no ha sido abierto por trámites entre los Servicios Estatales de Salud (SES) y el Instituto Chihuahuense de Salud (Ichisal), ambas instancias pertenecientes a la Secretaría de Salud estatal, han informado autoridades del Estado.

“Entonces, eso es algo que actualmente estamos pidiendo al secretario de Salud estatal, (Sergio) Piña Marshall, para que pueda dar una referencia de dónde está realmente el nudo (que traba su arranque)”, manifestó Fernando Ornelas.

En el compromiso 67 se refiere que ya se cuenta con el programa médico arquitectónico, definición y validación del equipamiento para fortalecer el Hospital de la Mujer, además de que se realizó un convenio para transferir al Estado 2.4 millones de pesos.

Y aun cuando en julio de 2010 el entonces secretario de Salud federal, José Ángel Córdoba Villalobos, informó que para octubre del mismo año iniciarían las obras, fue hasta septiembre de 2012 que autoridades estatales confirmaron la transferencia de los recursos.

Se solicitó información a la Secretaría de Salud estatal sobre el proyecto, pero sólo se detalló que están por confirmar inversiones y que tentativamente en enero próximo den un avance o respuesta sobre la licitación.

En el compromiso 65 de “Todos Somos Juárez” se detalla el fortalecimiento del Hospital General (HG). En el último informe de la Federación, en los avances hasta el 28 de junio de 2010, se refiere que se cuenta con el programa médico arquitectónico, definición y validación de equipamiento y proyecto arquitectónico, para el que se transfirieron 2.6 millones de pesos.

Fernando Ornelas, presidente del Consejo Ciudadano de Salud de Ciudad Juárez, manifestó que requieren que las autoridades estatales especifiquen lo que se ha hecho en el HG y respondan a las dudas sobre el compromiso.

El último megaproyecto es el compromiso 68, el cual sólo consiste en determinar la viabilidad de un nuevo hospital de segundo nivel con algunas especialidades, lo que se confirmó.

En marzo de este año el gobernador César Duarte anunció el Hospital General de Especialidades que requeriría 835 millones 502 mil 695 pesos de recursos públicos y privados, y que tentativamente iniciaría dos meses después.

“Del nuevo hospital sólo se han visto algunos reportes en papel, pues sigue refiriéndose como que ya está en cartera (...) Se había dicho que la construcción empezaría en 2011, luego que en 2012 y finalmente que en 2013, y con el cambio de Gobierno federal, realmente desconocemos esta posibilidad o intención de que se siga con ello”, expresó Fernando Ornelas.

Detalló que los integrantes del Colegio de Médicos pugnaron por la construcción de un hospital de mayor tamaño o de dos nosocomios grandes que tuvieran al menos 200 camas censables para responder a la necesidad de la ciudad, petición que fue rechazada. El proyecto del nuevo hospital contempla 120 camas.

“Los proyectos que en su momento consideramos que iban a llegar y abarcar no se lograron; no podemos negar que una parte es nuestra responsabilidad porque o no entendimos el idioma del Gobierno, o ellos no entendieron nuestro idioma.

Pero cuando desarrollas una actividad que le corresponde a otra persona, esa persona debe tener empatía hacia lo que tú haces, y lo que las asociaciones están haciendo es algo que le corresponde a los gobiernos municipal, estatal y federal”, dijo.

Ornelas recordó que se buscó incrementar los fondos y proyectos de las asociaciones y ampliar la atención del Seguro Popular a médicos privados para facilitar el acceso a los servicios debido a la saturación de afiliados.



Política de Estado



En materia de salud mental se logró que se incluyeran algunos rubros en el catálogo de atención del Seguro Popular y se contrataron 23 psicólogos para los servicios del Municipio, Estado y Federación.

Para Hugo Almada Mireles, coordinador del área de Salud Mental en el Consejo Ciudadano de Salud de Ciudad Juárez, nunca hubo una política de estado que respondiera al problema que todavía resiente la comunidad.

“En general hubo muy poca sensibilidad del Gobierno federal hacia la dimensión del problema que implicaba la atención a las víctimas de la violencia en la ciudad”, expresó.

El también coordinador de la maestría en Psicoterapia Humanista y Educación para la Paz de la UACJ consideró que el problema de la delincuencia fue muy visibilizado, lo que no pasó con quienes vivieron un hecho traumático.

“Se priorizaron actividades que no dejan de ser buenas, pero en el caso concreto de atención a las víctimas ha habido una resistencia del Gobierno federal a asumir la tarea”, dijo.

Almada Mireles añadió que fuera de los apoyos iniciales de contratación de psicólogos y recursos puntuales y pequeños a las asociaciones civiles no fueron significativos para el impacto de la violencia y los cerca de 11 mil homicidios desde 2008 a la fecha.

“Para que hubiera habido una política de estado, los gobiernos Federal y de una manera el Estatal, debieron haber priorizado la atención a víctimas, no sólo las actividades que se venían realizando, sino que realmente se diera una atención especial”, indicó.

Recordó que la apuesta más significativa es la apertura del Centro de Atención Integral y Hospital de Salud Mental, que supone el tercer módulo más grande de atención del país, y que no sólo se internarán personas con problemas graves, sino que es de atención integral.

“En uno de los talleres en 2010, uno de los asesores de la Organización Panamericana de la Salud dijo que la situación de Ciudad Juárez en materia psicoemocional era similar a la de un desastre humanitario, a la de poblaciones que han padecido guerra durante un prolongado de tiempo”, comentó.



‘Ciudadanizan’ mesa de trabajo



Desde el 17 de febrero de 2010 que inició la estrategia “Todos Somos Juárez, Reconstruyamos la Ciudad” y hasta mayo de 2012, la Secretaría de Salud federal dirigió la mesa de trabajo y estableció la agenda principalmente, y en una menor medida el Gobierno del Estado.

Fernando Ornelas, presidente del hoy Consejo Ciudadano de Salud de Ciudad Juárez, dijo que previniendo el cambio de poderes en la Federación, promovieron que fueran las mismas asociaciones y colegios que integraban la entonces Mesa de Salud quienes encabezaran la tarea.La idea se analizó desde el inicio de la estrategia, pero si había fallas de comunicación entre Estado y Federación a pesar de tener mayores contactos, éstas se incrementarían si la mesa no era dirigida por el Gobierno de la República.

Los propósitos de la “ciudadanización” son darle seguimiento a los compromisos adoptados por los gobiernos Municipal, Estatal y Federal como parte del programa social y establecer programas de trabajo para poder hacer diagnósticos de la condición de salud de la población y de la infraestructura con la que se cuenta para presentar proyectos y promover o mejorar políticas públicas.

Las otras intenciones son dar seguimiento a los anuncios de los gobiernos fuera de la estrategia que nació tras la espiral de violencia en 2008, y reforzar la labor de las asociaciones y colegios que integran el Consejo Ciudadano.

Fernando Ornelas detalló que hasta el momento no han tenido contacto con funcionarios encargados de la transición del Gobierno federal para saber si hay interés por el todavía presidente electo Enrique Peña Nieto por continuar con el programa.

Pero aseguró que el gobernador César Duarte les anunció que los consejos no quedarían sin soporte y apoyo, por lo que esperan saber cómo seguirán trabajando con las entidades gubernamentales estatales.