Deportaciones por Juárez se incrementan 6 por ciento
Rocío Gallegos
El Diario | 11-11-2012 | 20:31
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
Aunque las autoridades de Estados Unidos y México llevan a cabo desde El Paso, Texas un programa de repatriación que lleva a los indocumentados hacia el interior del país sin cruzar por Ciudad Juárez, el número de deportaciones por esta localidad registra un repunte de más del 6 por ciento en los tres trimestres de este año, con relación al mismo periodo del 2011.

Datos del Instituto Nacional de Migración revelan que de enero a septiembre fueron devueltos por el estado de Chihuahua, principalmente por Ciudad Juárez, 9 mil 378 connacionales, mientras que en ese mismo lapso del 2011 fueron deportados por aquí 8 mil 808.

Pese a este repunte, la cifra sigue muy por abajo de los niveles que registraban en el 2006, cuando se repatrió por la entidad a más de 104 mil connacionales.

Desde entonces, disminuyeron los eventos de repatriación registrados por el Instituto Nacional de Migración.

En el 2007 se recibió por esta comunidad a 87 mil 194; en el 2008, a 59 mil 95; al año siguiente a 53 mil 559; para el 2010, la disminución fue drástica ya que sólo se devolvió por aquí a 16 mil 328; y el año pasado sumaron en total 11 mil 443, de los cuales 8 mil 808 se registraron entre enero y septiembre.

Del total reportado al tercer trimestre del año, 831 son menores de 18 años, el resto son adultos, de los cuales mil 99 son mujeres, revelan las listas oficiales.

A finales de octubre, se puso en marcha como plan piloto un nuevo programa denominado Procedimiento de Repatriación al Interior de México, a través del cual envían a los mexicanos vía área hasta el Distrito Federal y de ahí a sus lugares de origen.

A nivel nacional, la cantidad de repatriados por autoridades migratorias estadounidenses desde 2007 a los primeros meses de este año es de más de 2.6 millones de connacionales.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Migración, la mayoría de las repatriaciones se realizaron por Tijuana y Mexicali, Baja California; Nogales, Sonora; Ciudad Juárez y Ojinaga, Chihuahua; así como Matamoros, Nuevo Laredo y Reynosa, Tamaulipas.

También por Nogales y San Luis Río Colorado, Sonora; y Ciudad Acuña, Coahuila.

En un estudio realizado por el Woodrow Wilson Center for Scholars Mexico Institute y el Colegio de la Frontera Norte, denominado “Procesos de repatriación. Experiencias de las personas devueltas a México por las autoridades estadounidenses”, se menciona que partir del Acta de Seguridad Interna de Estados Unidos (Homeland Security Act) en noviembre de 2002, se intensificó la persecución legal de la migración indocumentada.

En consecuencia, consigna, aumentaron las sanciones legales contra quienes violan las leyes migratorias y se elevó el número de deportaciones y expulsiones expeditas.

En contraparte, disminuyó notablemente el número de aprehendidos intentando cruzar la frontera sin documentos.

Menciona que el regreso de cientos de miles de mexicanos expulsados de Estados Unidos representa un enorme reto para las instituciones federales y estatales, para los gobiernos locales de las ciudades fronterizas y para la sociedad civil. La respuesta más pronta ha venido generalmente de esta última.

En el documento se establece que a pesar de que el cruce de migrantes indocumentados hacia Estados Unidos en Juárez ha disminuido considerablemente en la última década, las repatriaciones por esta ciudad fueron en aumento hasta 2006 y volvieron a disminuir a partir de 2008.