Mal congénito le impide jugar como otras niñas
Gabriela Cota
El Diario | 11-11-2012 | 20:32
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
A sus 10 años, Milagros no puede jugar como las demás niñas de su edad, debido a una enfermedad congénita denominada Epidermólisis Bullosa (EB), mejor conocida como ‘piel de mariposa’ o ‘niños de cristal’, que afecta la piel y las membranas mucosas.

Dentro de unos días la pequeña viajará en compañía de su abuela a la ciudad de Guadalupe, Nuevo León, para practicarse una cirugía en la que médicos especialistas intentarán abrir las manos de Milagros, pues éstas se han cerrado debido a la enfermedad que padece y los cambios en su piel.

Carmen Vargas Silva, abuela de Milagros, agradeció el apoyo que ha recibido de diversos organismos de la localidad, aunque aseguró que aún desconoce cuánto tiempo deba estar fuera de casa, pues luego de la cirugía, debe acudir a consultas cada semana.

“Todo su cuerpo lo tiene cubierto de llagas, no puede uno pasar cerca de ella porque al más mínimo roce se le generan más heridas… es una enfermedad de nacimiento y no tiene cura, mas que cuidar como se debe todas las heridas… a raíz de esto, los dedos de sus manos han perdido movilidad y se pegaron, para eso necesitamos de la operación”, explicó Carmen.

Las heridas son similares a las de una quemadura, pues también se convierten en ampollas, que al reventar generan más dolor, pues queda en “carne viva”.

“A Mily –como llama de cariño a Milagros– le van a hacer una cirugía en la mano izquierda para despegarle sus deditos que los tiene pegados y acomodarle la manita derecha que se está cerrando de nuevo, pues ya se la habían operado”, mencionó.

Dio a conocer que no tendrá gastos de hospedaje, pues se quedará en las instalaciones de la fundación Dystrophic Epidermolysis Bullosa Research Association (DEBRA), que se especializa en atender a niños con piel de mariposa, pero sí deberá cubrir algunos gastos por alimentación y transporte.

Por lo que la abuela de la menor solicitó el apoyo de la comunidad fronteriza, para recaudar fondos y sufragar los gastos que se generen durante la estancia en aquel estado, la cual podría prolongarse hasta por dos meses, además de los medicamentos que llegara a necesitar Mily, que se suman a los que ya utiliza.

Pero entre otras de las necesidades de Mily, está el transplante urgente de médula ósea, el cual tiene un valor superior a los 450 mil pesos, que Carmen, quien siempre ha estado al cuidado de la pequeña, no puede pagar.

Las personas interesadas en ayudar a Milagros, pueden comunicarse al teléfono celular 656-203-8752.