Narco afecta relación de Centroamérica con México: Chinchilla
Reforma | 11-11-2012 | 20:14
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
Querétaro— El aumento de la criminalidad y la presencia del narcotráfico en Centroamérica condiciona la relación entre los países de esa región y México, afirmó Laura Chinchilla, Presidenta de Costa Rica.

"Claro que inevitablemente el tema del narcotráfico y la criminalidad están condicionado mucho las relaciones", dijo en conferencia de prensa tras su participación en el arranque de la X Cumbre de Negocios, en la Ciudad de Querétaro.

Actualmente, el tema de seguridad ocupa un lugar importante en la agenda multilateral de los países centroamericanos y México, y la solución al problema no debe ser tomada de manera unilateral, mencionó.

"Nos alegra mucho el éxito que tuvo Colombia en el combate a los cárteles en su país, pero si bien ellos tuvieron éxito, hubo un desplazamiento de la criminalidad hacia México.

"Nosotros no queremos que el éxito que México tenga en el futuro frente a este problema provoque que se desplace la criminalidad hacia Centroamérica", subrayó.

Chinchilla destacó que mañana sostendrá una reunión con el Presidente electo, Enrique Peña Nieto, y uno de los temas será el combate al narcotráfico.

Indicó que es necesario comenzar a buscar soluciones distintas al problema, pues con la reciente aprobación del uso de mariguana con fines recreativos en algunas entidades de Estados Unidos está cambiando de paradigma.

"Es un escenario que, desde luego, nos obliga a revisar y ajustar políticas y a tener respuestas que por un lado sean más sensatas, que sean más compartidas en sus costos y que generen menos traumas que las políticas actuales han generado en nuestras naciones, que han puesto miles de vidas humanas para poder defender este problema", dijo.

Según la Mandataria, la presencia de los cárteles mexicanos en Costa Rica ha comenzado a sentirse con mayor fuerza y las aprehensiones y crímenes violentos relacionados con el narcotráfico han aumentado, y con ello se ha agravado el problema de sobrepoblación de las cárceles.

Chinchilla comentó que Costa Rica y el resto de los países centroamericanos, junto con México, son víctimas de una geopolítica perversa, ya que están ubicados entre los grandes centros de producción y el mayor mercado consumidor de drogas del mundo.

"Ese convoy de violencia y de corrupción amenaza la vida de los ciudadanos, pero también nuestra estabilidad institucional. Es un desafío mayúsculo que debemos enfrentar con una mezcla de determinación para atacar las fuerzas estructurales del problema y de una más balanceada distribución de costos", señaló .

Recalcó que el narcotráfico y la criminalidad que ha afectado a México y a los países centroamericanos llama a fortalecer a las instituciones para evitar un daño mayor.

Señaló que no se puede olvidar que el sufragio universal, como elemento legitimador de los gobiernos y gobernantes, no es suficiente, y se requiere de un esfuerzo para promover la seguridad y bienestar de la población.

La Mandataria centroamericana reconoció la fortaleza económica que ha mostrado América Latina durante y tras la crisis económica global, pues consideró que mientras que hay varios países en el mundo que sufren los estragos de la debacle económica, las naciones latinoamericanas disfrutan de los beneficios de la estabilidad y fortaleza de sus finanzas públicas logradas con años de disciplina.

Después de las serias dificultades que enfrentaron las economías latinoamericanas en los años ochenta y noventa, explicó, los gobiernos aprendieron a ser más responsables, a "apretarse el cinturón presupuestario", aumentar sus reservas y evitar las políticas públicas poco responsables.

Comentó que los países cuya inflación es de dos dígitos se cuentan con una mano, y aquellos que aún mantienen un control artificial de su tipo de cambio son todavía menos.

"América Latina aprendió; la lección fue dura, pero bien enseñada", dijo.