Aumenta la demanda de accesorios para calefactores
Horacio Carrasco
El Diario | 11-11-2012 | 21:13
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
El clima frío provocó la instalación masiva de calefactores en los hogares juarenses, incluyendo un incremento de 50 por ciento en las compras de accesorios que utilizan esos aparatos y un llamado de las autoridades a tener cuidado con su uso.

Desde el pasado jueves comenzó la demanda de mangueras de neopreno con cubierta metálica, llaves de paso, líneas y campanas de cobre, filtros para calefacción central, tubos para salida de humo de calentón, cubiertas aislantes para evitar que se congelen las tuberías y otros accesorios, dijo un empleado de una ferretería.

Los juarenses atendieron los llamados de las autoridades en cuanto a la llegada del frente frío número 10 y comenzaron a revisar e instalar sus calefactores, de modo que acudieron a las ferreterías a comprar las piezas que necesitaban, agregó.

Antes de esa fecha, las compras de este tipo de accesorios eran muy reducidas, pues prácticamente no había hecho frío, indicó.

La demanda de dichas piezas se incrementó el jueves y viernes, pero se disparó cuando se sintió el viento helado el sábado y domingo, de modo que la presencia de clientes en busca de material de plomería creció aproximadamente 50 por ciento, expresó.

“Más gente prefiere ya las mangueras de neopreno con cubierta metálica, que son más seguras, pero todavía hay algunas personas que por razones económicas piden las de plástico”, dijo.

En lo que no se advierte cambio alguno es en la demanda de detectores de monóxido de carbono, es decir, no existe una cultura de utilizar esos equipos de seguridad.

Jorge Alfredo García Acosta, delegado regional en la Zona Norte de la Coordinación Estatal de Protección Civil, pidió a los juarenses que se protejan de las bajas temperaturas, poniendo especial cuidado en niños y adultos mayores.

Pero además, al encender sus calefactores hay que seguir el protocolo de seguridad tradicional, es decir, entreabrir las ventanas cuando el aparato esté encendido y apagarlo antes de irse a dormir, agregó.

“Es tiempo de instalar los calefactores para proteger a la familia de la onda fría, pero antes hay que limpiar el equipo y verificar que esté en buenas condiciones”, dijo.

Las estadísticas de la dependencia indican que durante la temporada invernal pasada, 137 personas sufrieron accidentes relacionados con las bajas temperaturas.

De ellas, 123 sufrieron intoxicación con monóxido de carbono y otras cuatro con gas butano; aparte hubo dos casos de hipotermia y ocho de personas quemadas.

Además se presentaron 14 muertes, de las cuales 13 corresponden a intoxicaciones por monóxido y una a hipotermia.

De acuerdo con información del Cuerpo de Bomberos, las medidas básicas para proteger la integridad de una familia son varias, pero sobresalen dos:

Uno, cuando el calefactor esté encendido, hay que entreabrir dos ventanas, de 10 a 15 centímetros cada una, para que se genere una corriente de aire que renueve el ambiente en la casa y no se acumule el monóxido de carbono, que es un gas venenoso, inodoro e incoloro.

Y dos, nunca irse a dormir con el calentón encendido.

La corporación municipal advierte que los calefactores de radiantes, que son los más vendidos en esta frontera, no se diseñaron para funcionar en áreas cerradas y por eso hay que ventilar las viviendas.

Hay algunos malos hábitos que se han extendido entre la población y que provocan intoxicaciones, como usar la estufa, braseros, asadores y botes de leña para calentar la casa.

Pero también la madera, la leña, el carbón y otros materiales inflamables despiden monóxido de carbono y causan intoxicación igual que el gas butano o el natural, indicó el Cuerpo de Bomberos.

Otro problema es que con frecuencia se detectan piezas inapropiadas en calefactores que han provocado accidentes, como partes de segunda mano, mangueras de hule y conexiones improvisadas.

Otro peligro lo constituyen los calentones “hechizos” que se venden en las “segundas” y mercados populares, ya que no hay ninguna vigilancia oficial sobre su diseño.

A esto se agrega que mucha gente no llama al técnico para que le dé mantenimiento a las calefacciones centrales, que son un equipo sofisticado y algunas personas sin preparación asumen esa labor.

Los comercios ofrecen pocos calefactores con analizador atmosférico integrado, es decir, se apagan al detectar alto nivel de monóxido de carbono adentro de la casa y también si se extingue el piloto.

La gente no tiene aprecio por ese accesorio y además esos modelos resultan caros en comparación con los calefactores españoles tradicionales, señaló el Cuerpo de Bomberos

Además no hay cultura de utilizar detectores de monóxido de carbono en las casas, los que también se ofrecen en pocos comercios y resultan onerosos. (Horacio Carrasco/El Diario)

Recuerde

• Limpie el equipo y verifique que esté en buenas condiciones

• Cuando esté encendido, abra dos ventanas de 10 a 15 centímetros cada una

• Nunca se vaya a dormir con el calentón encendido

• Para mantenimiento de calefacciones centrales, llame a un técnico especializado