Ignoran escuelas medidas para prevenir propagación de piojos
Eleazar Reza
El Diario | 11-11-2012 | 21:14
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
En menos de un año Karla, de 10 años, se ha contagiado de piojos tres veces en dos diferentes colegios y el tratamiento que ha recibido es por iniciativa de sus padres, ante la ausencia de un plan escolar a pesar del contagio en el salón de clase.

Alejandro Suárez, epidemiólogo de la Jurisdicción Sanitaria II, informó que en lo que va del año han atendido 12 brotes (96 personas) principalmente en planteles educativos, pero reconoció que la cifra puede ser superior por los casos que no son detectados o no se notifican.

Detalló que para que no sean reportados los contagios puede influir que en las escuelas se desconoce qué hacer o porque temen que se vea como una situación discriminatoria. Dijo que los maestros y directivos deben notificarlo a las autoridades educativas y éstas a las sanitarias. Los padres de familia también pueden solicitar la intervención del personal médico.

El experto en salud pública añadió que además la Norma Oficial Mexicana 017 refiere que se debe notificar a la autoridad sanitaria cualquier situación que pueda poner en riesgo la salud de las personas. Los reportes deben hacerse al número telefónico 613-55-10 en la extensión 115.

Karla, estudiante del quinto grado de una primaria particular, controló su situación la semana pasada, pero en su salón de clase todavía hay riesgo de contagio ante la falta de una iniciativa del plantel, comentó Luis, papá de la estudiante.

“Para mí nadie está haciendo lo que le corresponde, porque los padres y maestros no ven que los hijos traen piojos o no lo notifican; los directivos definen las actividades porque es ahí donde se propagan, y las autoridades porque no hay una política pública que se aplique en todas las escuelas”, refirió.

Añadió que es un problema que puede ser combatido al no ocultarse tanto por los padres, maestros y directivos. “Si nos damos cuenta que hay un problema y todos actuamos al mismo tiempo lo vamos a resolver rápido”.

Suárez detalló que después de recibir el reporte y confirmar los contagios se procede a tratar a las personas y recordar las medidas preventivas.

Aconsejó que además de utilizar un champú especial, se debe cortar las uñas al niño, mantener la higiene personal, lavar con agua caliente su ropa, sábanas, fundas de almohada y otros artículos en los que el parásito pueda transferirse.

Otras medidas preventivas son no prestar gorras, bufandas, diademas, broches, ligas y cepillo de cabello, entre otros artículos.

El médico estatal dijo que en el caso de las escuelas no se debe esperar a que se acumulen cinco y ocho casos, sino actuar desde el primero para controlar la situación y evitar una propagación.