Permiso de trabajo para 'dreamers' durará 2 años
Lorena Figueroa
El Diario de El Paso | 04-08-2012 | 00:06
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
Los jóvenes inmigrantes que de niños fueron traídos a Estados Unidos de manera ilegal y enfrentan un proceso de deportación o una orden para ser expulsados del país también podrán acogerse a la acción diferida.

Así lo indicaron ayer autoridades migratorias, que anunciaron de manera oficial las medidas para implementar la anulación del proceso de deportación y obtener el permiso de trabajo por dos años a los denominados “dreamers” o “soñadores”.

Reiteraron que, a partir del 15 de agosto, los jóvenes elegibles podrán enviar su solicitud para ser considerados en la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia.

El director de la Oficina del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés), Alejandro Mayorkas, indicó en una conferencia telefónica, en la que participó El Diario de El Paso, que los indocumentados elegibles que podrán beneficiarse de la nueva política migratoria incluyen aquéllos que ingresaron a Estados Unidos cuando eran menores de 16 años, que hayan tenido 30 años o menos hasta antes del 15 de junio pasado y hayan residido de manera continua en el país durante los últimos cinco años.

También, quienes califican deben estar estudiando o haber culminado la educación secundaria, obtenido un Certificado de Educación General (GED, por sus siglas en inglés) o servido en las Fuerzas Armadas y la Guardia Costera.

Mayorkas recalcó, además, que los jóvenes no deberán ser convictos de felonía o un delito menor “significativo”, como ofensas de índole sexual o relacionadas con armas y robo, por ejemplo. Tampoco calificarán quienes tengan acumulados tres o más delitos menores.

Mencionó que los jóvenes que enfrentan algún proceso de deportación o tienen orden de expulsión final también podrán solicitar la acción diferida.

“Se revisará caso por caso”, dijo.

Indicó que todos los solicitantes que califiquen tendrán que someterse a la revisión de sus antecedentes penales, proporcionar sus datos biométricos, además de llenar un formulario para la petición de acción diferida junto a una solicitud de autorización de trabajo y pagar una tarifa de 467 dólares.

“No se harán exenciones de pago, aunque habrá excepciones en limitadas circunstancias”, dijo Mayorkas, dando como ejemplo los inmigrantes sin hogar o que tengan alguna discapacidad que no les permita reunir el dinero de la solicitud.

Enfatizó que para el 15 de agosto USCIS tendrá en su página de Internet todos los formularios, instrucciones e información relevante del proceso de la acción diferida.

“Las solicitudes que sean recibidas antes de esa fecha serán rechazadas”, advirtió el funcionario federal.

Por lo mismo, advirtió de la proliferación de fraudes migratorios o de personas no autorizadas a ejercer las leyes de inmigración que quieran cobrar por presentar formularios antes de la fecha estipulada.

El funcionario federal aseguró que la información de las solicitudes será confidencial. Sin embargo, quienes proporcionen información falsa serán procesados por fraude y turnados a la oficina de la Aplicación de las Leyes de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), advirtió.

Mayorkas no dijo cuánto tiempo tardará el proceso, desde el momento en que el joven se acoja a la acción diferida hasta que tenga una respuesta, aunque estimó que podría tardar “meses”.

Una vez que sean aprobados, los jóvenes obtendrán la suspensión de la deportación durante dos años, la cual podrá ser renovada por dos años más, como sucede con el programa Estatus de Protección Temporal para ciudadanos de algunos países centroamericanos.

También obtendrán un permiso de trabajo de dos años de duración, que podrá ser renovado.

Se espera que la medida beneficie a unos 800 mil jóvenes, de acuerdo con estimaciones gubernamentales.

Un estudio elaborado por el Centro de Políticas Migratorias, dado a conocer esta semana, revela que en el Distrito Congresional 16 — que comprende la mayor parte del Condado de El Paso—, podrían beneficiarse 9 mil 420 jóvenes inmigrantes ‘sin papeles’ del nuevo plan del gobierno.

El estudio detalla que, del total, 6 mil 210 jóvenes entre 15 y 30 años de edad serán beneficiados de “manera inmediata”. El resto, 3 mil 210, quienes ahora cuentan con entre cinco y 14 años de edad, podrán en un futuro beneficiarse del plan, si es que sigue vigente.