Foto: Reforma   La entrada de José al edificio que habitaba el español Manuel Herrero quedó registrada en la bitácora del vigilante

Hallan por suerte cuerpo de ejecutivo asesinado en el DF
Reforma | 25-07-2012 | 13:33
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
Distrito Federal— Un golpe de suerte condujo a las autoridades policiacas a descubrir el tambo donde estaba enterrado el cadáver de un joven ejecutivo: corredores inmobiliarios, que iban a mostrar un departamento en renta, hicieron el hallazgo en una bodega.

Y para cuando la Policía Federal pudo corroborar la identidad de la víctima, de 33 años de edad, el principal sospechoso ya no estaba localizable.

La noche del 20 de junio, José fue a un bar en Polanco, donde encontró a un viejo amigo: Manuel Herrero, un español con quien había trabajado en una televisora.

En las primeras horas del jueves 21 ambos dejaron el bar, fueron a una taquería en Lomas de Chapultepec y casi a las cinco llegaron al departamento de Herrero en Cuajimalpa.

Ese día, por la tarde, familiares de José reportaron su desaparición en la Procuraduría de Justicia del DF y en la Policía Federal.

Al día siguiente, agentes federales acudieron al conjunto de departamentos donde vivía Herrero, quien dijo desconocer el paradero de José.

Incluso, remitió a los agentes a la bitácora de visitantes -donde quedó registrada la salida del ejecutivo a las 7:00 horas del jueves 21-, y al vigilante José Francisco Vega, quien afirmó haber visto al joven caminar en busca de un taxi.

Los agentes no procedieron contra Herrero, ahora se sospecha que viajó a España.

Posteriormente, agentes de la PGJDF acudieron a revisar las bodegas, excepto una, la del departamento 201.

El vigilante argumentó que no contaba con la llave, pues el departamento al que pertenecía la bodega estaba ocupado y no tenía forma de localizar a los inquilinos.

Finalmente el viernes 13 de julio llegó el golpe de suerte.

Empleados de una inmobiliaria entraron a la bodega del 201, que en realidad estaba deshabitado, con la intención de limpiarla para mostrarla a personas interesadas en rentar.

Ahí descubrieron un tambo de 200 litros del que emanaba un olor fétido y dieron aviso a la Policía Federal.

"Se hizo un relajo porque hubo un operativo súper aparatoso", relata un vecino.

Agentes federales sacaron el tambo donde iba el cuerpo de José, y en una llanta de refacción de un Seat Ibiza, que supuestamente arrendaba Herrero, localizaron la llave de la bodega 201.