Investigan a ‘El Cachitas’ por secuestros en Ojinaga
Staff
El Diario | 23-07-2012 | 01:03
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
Autoridades federales investigan la probable participación de Benjamín Valeriano Jr. o Mario Hernández Cázares, apodado “El Cachitas” e identificado como presunto líder de estructura del cártel de Vicente Carrillo Fuentes, en la privación ilegal de la libertad de tres hombres en hechos ocurridos el pasado mes de febrero en Ojinaga, Chihuahua. El supuesto cabecilla de “La Línea” fue detenido en la capital del país en un operativo en el que apoyaron agencias de Estados Unidos.

Las víctimas son identificadas como Barnaby Gabaldon, de 22 años y originario de Odessa, su padre Alfredo Gabaldón y su cuñado David García, de oficio mecánico, estos dos últimos residentes de ese poblado.

De acuerdo al archivo periodístico, los tres hombres fueron vistos por amigos y familiares la mañana del sábado 18 de febrero. Algunos testigos, según los reportes periodísticos, indicaron que los tres hombres fueron interceptados por elementos de la Policía Municipal que los arrestaron.

La corporación y las autoridades locales negaron tal arresto. Para investigadores de la Policía Federal entrevistados en torno a este caso, que solicitaron la reserva de su identidad, surge la sospecha de que los agentes preventivos entregaran a los detenidos a “El Cachitas”, quien ordenó “el levantón”.

Al parecer el objeto de la privación ilegal de la libertad era David García.

Un reporte de Odessa Américan, refiere en su edición del pasado 21 de febrero que Oyuqui Gabaldón–García, hermana, hija y esposa de los desaparecidos, acudió a Ojinaga en busca de sus seres queridos.

La familia, cita, ya hizo contacto con el Departamento de Estado sobre la desaparición de los tres hombres. Los familiares dijeron que se habían contactado con la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés).

El agente del FBI, Michael Martínez en la oficina en El Paso confirmó que la agencia está investigando el caso, menciona la publicación.

Agrega que el Sheriff del Condado de Ector, Mark Donaldson, dijo que su oficina no tiene competencia judicial y que el caso debe ser investigado por el Departamento de Estado o el FBI.

“Él (Barnaby Gabaldón) es de aquí y vamos a ayudar en todo lo que podamos”, dijo Donaldson.

El pastor Gabriel Chávez, de la iglesia Word of God Ministries Church, ha estado en contacto con los miembros de la familia que viajaron a México y hasta ese momento desconocían el motivo del secuestro.

Según la publicación en su edición en español, Chávez dijo que un amigo de la familia “vio que los tres hombres fueron hacinados en camiones que parecían vehículos de la policía.”

Dijo que la policía mexicana ha negado su participación y “es por eso que el FBI fue llamado.”

Chávez dijo que conoce a Barnaby Gabaldón desde que éste tenía 11 años y que es un ciudadano respetuoso de la ley. Dijo que Barnaby Gabaldón jugaba al fútbol americano en el instituto Permian.

De acuerdo a las líneas de investigación que siguen las autoridades mexicanas, “El Cachitas” mantuvo el control del grupo La Línea y operaba con total impunidad en Chihuahua.

Recientemente se hizo pública una agresión en la capital del estado, incluso algunos medios dieron a conocer su muerte, pero la versión fue negada por la Fiscalía General del Estado.

Los agentes federales entrevistados afirmaron que “El Cachitas” había escalado otro nivel dentro de la organización de Carrillo Fuentes luego de la detención de “El Diego”, José Antonio Acosta Hernández, ex agente de la desaparecida Policía Judicial del Estado.

Trascendió que agencias de Estados Unidos han solicitado el apoyo de sus homologos mexicanos para esclarecer el caso de la triple desaparición del ciudadano estadounidense y sus familiares.