Enfrentamiento en San Juanito inició tras el levantón de un policía: fiscal
Alejandro Salmón Aguilera
El Diario/Corresponsal | 25-10-2011 | 01:09
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
Chihuahua— El fiscal General del Estado, Carlos Manuel Salas, informó que cuatro personas murieron, una fue detenida y dos más continúan en calidad de prófugos después del enfrentamiento armado entre un grupo delincuencial y efectivos del Ejército en el poblado de San Juanito, municipio de Bocoyna.

Dicho enfrentamiento tuvo su origen cuando el grupo armado “levantó” a un agente de la Policía Municipal de Bocoyna. Ante esa situación, el resto de los agentes policiales de ese lugar salieron a buscarlo, y fue así como se encontraron con los sicarios, agregó el fiscal.

A su vez, el gobernador César Duarte Jáquez informó que la situación en San Juanito ya está “bajo control” del Gobierno del Estado y detalló en el operativo para recuperar el orden, cuatro presuntos sicarios perdieron la vida y se logró asegurar un fusil automático Barret, calibre 50 milímetros.

Posteriormente, la Fiscalía General del Estado (FGE) dio a conocer, mediante un comunicado oficial, que dos sujetos lograron escapar de la persecución que emprendió el Ejército contra el grupo armado que “tomó” el poblado de San Juanito, Municipio de Bocoyna.

Así mismo, detalló que el Ministerio Público inició la carpeta de investigación a fin de determinar de manera oficial qué fue lo que sucedió con base al parte policial que entregue la policía municipal.

Como parte de esa investigación, la Policía Investigadora y Policía Federal han entrevistado a todos los efectivos de la Policía Municipal de Bocoyna que participaron en el enfrentamiento con los sicarios.

De acuerdo con el comunicado, los tripulantes de dos vehículos lograron darse a la fuga y sólo fue asegurada una camioneta GMC Sierra color blanco, en la que se encontraron los cuerpos sin vida de cuatro personas del sexo masculino así como 5 armas de fuego de grueso calibre, entre ellas un fusil barret calibre 50.

Por cuestiones de seguridad, de acuerdo a la información proporcionada por la corporación preventiva, decidieron trasladar el vehículo, los cuerpos y la evidencia a las instalaciones del Ejército Mexicano en Creel, con el fin de pedir apoyo para trasladar los occisos al Semefo en Cuauhtémoc para realizarles la necropsia de ley, así como el automotor y la evidencia a disposición del Ministerio Público Federal.

De manera preliminar, el médico legista estableció que los cuatro fallecieron por traumatismo craneoencefálico, dos de ellos producidos por proyectil de arma de fuego y dos por golpes. Hasta el momento se identificó a uno de los occisos como José Roberto Méndez Villagrán de 24 años, con domicilio en la zona centro de Ciudad Cuauhtémoc.