Denuncian anomalías en prepa Sumas Paquimé
JOSÉ MIRANDA MADRID
EL DIARIO | 23-01-2011 | 19:38
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
Casas Grandes.- La escuela preparatoria “Sumas Paquimé” se ha convertido en un botín político y junto al Patronato que la regula en refugio de parientes quienes la han convertido educativa y financieramente en una empresa particular y familiar a conveniencia de sus intereses muy personales.

Una denuncia del alcalde Javier Mendoza Valdez formalizada directamente al Secretario de Educación Cultura y Deporte Jorge Mario Quintana Silveyra ha generado una investigación a través de la Coordinadora Estatal de Educación Media y Superior y por lo pronto extraoficialmente se sabe de la suspensión del financiamiento estatal hacia la institución educativa “hasta aclarar las anomalías denunciadas”.

El extenso documento enviado por el jefe del ejecutivo municipal a las autoridades educativas estatales y que fuera recibido el pasado 11 de enero, solicita la intervención de las mismas “para que consideren las problemáticas que en este momento aquejan en relación a la escuela preparatoria Sumas Paquimé”.

La pretensión del munícipio va más allá de la simple solicitud de investigación de la situación anómala que aqueja a la institución educativa de reciente formación, sino en términos generales, formalizó la petición para adquirir una nueva clave a fin de operar la escuela preparatoria o en su defecto, con ella, crear una nueva institución de estudio medio superior en el municipio “y que esta sea regulada por un patronato a conformar y que se desempeñe sin fines de lucro”.

“Como presidente municipal me interesa que los niños y jóvenes tengan acceso a una educación de calidad, donde las instalaciones sean apropiadas, amplias, y cómodas, asimismo, que la administración de la misma cumpla con lo establecido en la ley estatal y nacional de educación”, señala a manera de justificación el alcalde Luis Javier Mendoza Valdez por su intervención en este asunto.

Asimismo, plantea el interés de su gobierno y la sociedad casasgrandense de que “los recursos del erario público y de los diferentes niveles de gobierno generados para esta escuela preparatoria se destinen y operen sin fines de lucro y al contrario con beneficio social directo a quienes verdaderamente lo necesitan”.

Reitera que la búsqueda de una nueva clave, para operar la escuela preparatoria Sumas Paquimé o una nueva escuela de este nivel educativo en este municipio integrada con un nuevo patronato “es obtener la garantía en la transparencia de la aplicación de los recursos estatales y municipales que a esta escuela se destinen”.

Y de la misma manera, agrega, el ofrecer un panorama más amplio de oportunidades para los jóvenes que muestren necesidades económicas “y lejos de expulsar a los jóvenes y se convierta en un problema social, sea un espacio abierto para el desarrollo educativo”.

El remache de la solicitud que puntualiza justamente que tanto la escuela como el actual patronato es botín familiar lo sentencia la frase de: “Y se deje de lado los intereses y beneficios particulares de una familia”, y enseguida el énfasis en cuanto a la petición de colaboración “y podamos lograr este importante cambio, evitando así el tráfico de influencias que afecten el desarrollo de la misma escuela”.

El alcalde enfatiza su deseo de destinar todos los recursos necesarios para que el desempeño académico y administrativo de esta escuela preparatoria “sea verdaderamente de calidad y de beneficio para nuestros jóvenes, siempre y cuando estemos seguros de que su destino sea propositivo”.

LA PREPARATORIA SUMAS PAQUIME Y EL PATRONATO EN MANOS DE TODA UNA FAMILIA

En la justificación de la solicitud, el apunte se centra en mencionar que “la escuela preparatoria Sumas Paquimé con ubicación en este municipio de Casas Grandes, Chihuahua, presenta en la actualidad una serie de anomalías en su desarrollo administrativo.

Agrega que la misma es conducida por una asociación civil en la que se muestra “la presencia y dominio de un grupo de familiares entre sí”.

Enseguida se detalla que José Luis Baca Esparza funge como presidente de la asociación, su tío Roberto Baca Parra como tesorero y con goce de sueldo, “donde no debería porque es un organismo sin fines de lucro”, aunado a ellos también se encuentra Lorena Villa Dávila quien es la nuera del tesorero y se desempeña como secretaria de la escuela, además de ser la encargada de obrar la cuota y asimismo goza de un salario más alto que el director de la preparatoria.

Por otra parte, la actual Recaudadora de Rentas, Blanca Estela Chinolla Ruiz, tiene el cargo de secretaria de la Asociación civil y es cuñada de Alfonso Bustillos Ordóñez quien también forma parte de la asociación civil y es el presidente del Comité Municipal del PRI en este municipio.

Asimismo, Ofilia Ibarra de Chinolla, actual presidenta del Comité Municipal del PAN, cuñada del dirigente priísta y Patricia Chinolla Ibarra, hija de ésa y sobrina de la Recaudadora de Rentas y de Bustillos Ordóñez forman parte del organismo civil.

Bajo este amparo político y familiar, la pretensión es que sea la ex secretaria del Ayuntamiento en la administración pasada Patricia Chinolla Ruiz quien sustituya a José Luis Baca Esparza en la directiva de la institución educativa “a sabiendas de que no cumple ni siquiera con el perfil que este nivel educativo requiere”.

Pero las cosas en parentesco van más allá todavía, según el escrito enviado al Director de Educación, Cultura y Deporte en el Estado Jorge Mario Quintana Silveyra, porque como maestra de la preparatoria se encuentra otra hija de la dirigente del PAN Ofilia Ibarra, además de su yerno, y por si todo esto no fuera poco, se suma a todos ellos también la presencia de Ricardo Galaz Camacho quien es ahijado de la Recaudadora de Rentas Blanca Chinolla Ruiz, quien labora como maestro en la escuela preparatoria, “manifestándose con ello un claro y descarado tráfico de influencias”.

Al momento de querer integrar más personas a esta Asociación Civil, la petición es negada, ya que con ello se afectarían los intereses personales y de familia que aquí prevalecen, proponiendo que todo recurso de gobierno estatal y municipal debería ser manejado por este grupo de personas.

UN DIRECTOR OFICIAL QUE NO HA TOMADO POSESION DE SU PUESTO

Al iniciar la operatividad de la escuela preparatoria Sumas Paquimé se hizo a través de un organismo civil con deslinde de la directiva propiamente de la institución educativa para el correcto funcionamiento de ambos, al ser el primero de ellos responsable de la gestión y administración de recursos y el segundo del manejo de las tareas docentes de la escuela.

Sin embargo, las cuestiones políticas influyeron para que el presidente de la Asociación Civil el profesor Javier Pérez Meléndez que a su vez fungía como Director de Fomento Económico en la Administración 2007-2010 presidida por el alcalde panista Dagoberto Quintana Cano, se hiciera también cargo de la dirección de la escuela.

Oficialmente la preparatoria Sumas Paquimé contaba –y cuenta a la fecha porque de manera oficial no se le ha sustituido- con un director que en todo momento ha sido desconocido como tal, al grado que ni siquiera ha tomado posesión de su puesto como rector de la escuela: el profesor Alfonso Soto Chávez.

Lo anterior, porque a raíz de un conflicto político entre el entonces alcalde del municipio Quintana Cano y su subordinado Pérez Meléndez, lo lleva a despedirlo de la Dirección de Fomento Económico Municipal, y en pocas semanas después es sustituido en su puesto como directivo de la Asociación Civil y en la dirección de la escuela, esta última que se deja en manos del profesor Ricardo Enríquez Hinojos “quien no cubría el perfil para dicho cargo”.

DE MAL EN PEOR

En la actualidad la escuela preparatoria Sumas Paquimé cuenta con una existencia real de 186 alumnos, cuando a inicios de la misma se tenía un registro de 216 jóvenes inscritos estudiando.

El hecho de que se trata de una institución escolar única en este nivel educativo en el municipio, y la generación anual de estudiantes de las escuelas secundarias locales, que motivó su creación para satisfacer la demanda de estudios en ese nivel medio superior, implicaba por si mismo un crecimiento permanente en la plantilla de estudiantes.

Sin embargo, las políticas manejadas por los responsables de la institución educativa han llevado a la baja justamente este aspecto a partir de que jóvenes han tenido que dejar sus estudios por falta de recursos económicos.

El planteamiento en la misiva hacia la máxima autoridad educativa en la entidad, con la información de que la Inspección de Escuelas Preparatorias en esta Región “ya está enterada”, precisa que las mismas anomalías y el reparto inequitativo de los recursos han orillado a dejar fuera a infinidad de alumnos que no tienen capacidad económica suficiente para recibir su educación media superior “perdiendo con ello el propósito de ofrecer espacios a un bajo costo a la población de Casas Grandes, mostrando a cada momento la incapacidad y la insuficiencia de recursos para el sustento y desarrollo de esta importante escuela”.

Cabe mencionar que la problemática generada en la actualidad en la escuela preparatoria Sumas Paquimé ha llevado a la Sociedad de Padres de Familia de la institución educativa a tener un acercamiento con la autoridad municipal a quien le han expresado sus inconformidades por lo que consideran un desempeño anómalo por parte de los responsables del manejo actual de la escuela.

“Esta problemática esta rebasando los límites del entendimiento y se está convirtiendo en un problema muy fuerte para este municipio, afectando gravemente la estabilidad social y la generación de negación a la oportunidad de superación de los jóvenes que verdaderamente desean prepararse académicamente”, enfatiza el alcalde Luis Javier Mendoza Valdez, en la misiva enviada al titular estatal de Educación, Cultura y Deporte Jorge Mario Quintana Silveyra.

Cabe mencionar que la preparatoria Sumas Paquimé está construida en un terreno todavía municipal, y la edificación de la misma se dio con recursos de los gobiernos federal y municipal y actualmente cuenta con un subsidio del gobierno estatal y del municipio.

Bajo estas condiciones, el alcalde apunta enérgico que la escuela preparatoria “no puede ni deber ser condicionada a capricho de un grupo reducido de personas con beneficios para una sola familia, que en realidad, además no ha realizado ninguna aportación económica de su parte, salvo únicamente administrar los recursos obtenidos del erario público y de las mismas cuotas de los alumnos”.

LA JUSTIFICACION DE LA ADMINISTRACIÓN MUNICIPAL PARA INTERVENIR DIRECTAMENTE EN EL ASUNTO DE LA PREPARATORIA SUMAS PAQUIMÉ

Al tiempo de señalar que existe el apoyo de la Inspección de Preparatorias en esta Región para que de manera urgente se realicen los cambios correspondientes y “no se permita ya los malos manejos y los intereses personales y familiares que en esa escuela actualmente existen”, el alcalde Luis Javier Mendoza Valdez, plantea que desde los tiempos de campaña “fue un compromiso el hecho de subsanar esta problemática y acabar con esta anarquía que tiene poseída una institución que es de Casas Grandes y para la gente de Casas Grandes y no una empresa particular y familiar como ha estado presentándose”.

Precisa que en Estados Unidos existe una fundación que ha estado haciendo aportaciones para el crecimiento de esta institución, sin embargo, no existe transparencia en la aplicación de esos recursos, desconociendo los padres de familia el destino de ese dinero.

Señala que actualmente existe el compromiso de esa fundación norteamericana de continuar apoyando con recursos a esta escuela, sin embargo, para ello, piden que se reestructure el organismo lucrativo que actualmente la maneja, para seguir colaborando con algunos beneficios materiales y económicos.

En el punto final de la misiva, se puntualiza que “es importante que los cambios pertinentes se realicen lo antes posibles, ya que sería conveniente iniciar el nuevo semestre y normalizar el proceso académico y administrativo”.

Lo anterior, al considerarse como “grave” el enfrentar a todo lo descrito el hecho de que oficialmente esté un director y en físico otra persona, toda vez que generaría con ello una problemática y una falta administrativa muy grave al momento de la firma de los certificados de egreso de la primera generación de estudiantes”.