Las propiedades del anís estrella
El Diario | 16-12-2010 | 22:36
Imprimir Nota
Enviar Nota
 
El Anís se ha usado desde hace siglos. Es la hierba medicial más antugua utilizada en todo el mundo. Se sabía que tenía propiedades digestivas y contra las flatulencias. En la Edad Media se hacia confitura de Anís. Se hacen licores con sus semillas. Y en la India mastican sus semillas para combatir el mal aliento.

Su sabor es como el regaliz dulce con una chispita de picante.

El Anís tiene múltiples usos en la cocina. Con las hojas se pueden condimentar ensaladas; verduras: habas, guisantes, zanahorias; infusiones; carnes como: cerdo, pato; mariscos; alcoholes.

Las semillas tienen su uso en la cocina, se añaden a panes, pasteles, en salsas, para aromatizar alcoholes, para perfumar la ropa.

Se cultiva masivamente en España y un poco menos en Italia, Turquía, Bulgaria, América del Sur y Japón.

Es originario de Oriente y lo trajeron los árabes a España y al resto de los países mediterráneos. Es una planta herbacea de 60-80 ctm. de alta, con unas flores muy aromáticas blancas que crecen agrupadas, crecen formando ramilletes.

Existe una variedad del Anís muy conocida y utilizada por sus propiedades curativas; el Anís Estrellado, que gracias a un componente activo, un aceite esencial llamado anetol, le confiera propiedades carminativas y sigestivas. Es originario de China y llegó a Europa gracias a un marinero inglés en el siglo XVI. Proviene del badaniero y el anís es el fruto de forma de estrella. Es utilizado para aromatizar alcholes o licores como: el Pastis francés, el ouzo griego, el Arrack en Oriente Medio.

Desde tiempos antiguos que el anís ha sido utilizado como planta medicinal, así como también a modo de especia y de alimento. Los primeros registros que se tienen sobre este uso datan de 1500 años a.C, en escritos egipcios en los cuales se lo menciona, también se sabe que fue utilizado por otras culturas, como la hindú, la china, la griega y la romana.

Ya más contemporáneo, en el siglo XV de nuestra era, su uso con distintos fines terapéuticos se fue ampliando, y cada vez más naturistas y gente fue recurriendo al anís para tratar diversos trastornos.

Veamos algunos de sus usos medicinales:

*En lo referido al aparato digestivo, el anís tiene cualidades estomacales, carminativas –para aliviar los gases-, antiespasmódicas y sedantes –es ideal para aliviar casos de gastritis-.

De hecho, el anís verde es considerado uno de los mejores carminativos naturales que hay. Se aconseja para este problema preparar una infusión con una cucharadita de semillas secas por taza de agua, dejar hervir durante 10 minutos. Tomar un par de tazas de tres a cuatro sorbos, cada tanto.

Uno de los principales compuestos que actúan benéficamente sobre la digestión, favoreciendo los procesos estomacales es el atenol, el cual junto con el bisolobeno, favorecen la digestión de los alimentos.

*Tiene, a su vez, propiedades expectorantes, principios antiinflamatorios y antitusivos. Por ello, ayuda a los pulmones a deshacerse del exceso de secreciones, a disminuir inflamación en caso de bronquitis así como también la tos.

Para estos problemas se recomienda beber infusión de anís, elaborada con media cucharadita de frutos secos por taza de agua, e ingerir de dos a tres tazas al día después de comer.

*Es también aconsejado para calmar los nervios y la ansiedad, gracias a sus propiedades sedantes. Para calmar los nervios se recomienda también beber un té preparado con una cucharadita de frutos secos por taza de agua, y tomar un para de tazas al día.

*Asimismo, se ha comprobado que los frutos de anís verde son buenos para normalizar períodos menstruales irregulares y para aliviar aquellos ciclos muy dolorosos. Tomar tres tazas diarias de infusión: una cucharadita de frutos secos por taza de agua.

*También se le han atribuido al anís otras propiedades: la de estimular la producción de leche en aquellas mujeres en plena etapa de lactancia, y la poder aumentar la libido (como afrodisíaco).