Eduardo Lillingston Está cerca de lo prometido
Agencias | 01-11-2010 | 23:51
A su llegada a esta ciudad para enrolarse con el CF Indios, el delantero tapatío Eduardo Lillingston anunció que su meta individual era marcar 10 goles en el Apertura 2010 y, con ello, aportar a la tribu.

El sábado anterior frente a los Tiburones Rojos del Veracruz y, por tercera vez en la competición, marcó en dos ocasiones y llegó a nueve dianas.

Lillingston García está empatado en el tercer lugar con Miguel Zepeda, de los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara, en la tabla de goleadores en el circuito de ascenso.

El jugador indígena está a sólo dos tantos del argentino Juan Manuel Sara, de Lobos BUAP que tiene 10 y, a cinco del líder Eder Pacheco, de los Alacranes de Durango, quien ha marcado 13 goles.

Sin embargo, el ex jugador de Toluca, Santos Laguna, Atlas, Tecos UAG, Tijuana y Chivas USA, en la Major League Soccer (MLS, por sus siglas en inglés), no se conforma, mucho menos se limita y quiere más.

“Queda uno y los que vengan más. Siempre te pones metas, pero todo esto es gracias a los compañeros. Lo sigo insistiendo, yo sin mis compañeros… bueno, me toca hacer el esfuerzo adelante y es mi labor meter los goles, pero yo sin mis compañeros no lo estuviera logrando también”, externó.

Por fechas, Lillingston anotó dos pepinos contra Altamira en la jornada dos; uno contra Venados Mérida en la fecha cinco, otro en la 10 frente a Cruz Azul Hidalgo y, uno más contra Pumas Morelos.

En las fechas 13 y 15 aportó dos dianas en cada una contra Atlante UTN y Veracruz.

De sus anotaciones, las cinco que consiguió frente a Altamira (2), Cruz Azul Hidalgo (1) y, el segundo, el de la diferencia sobre Atlante UTN (2), han redituado cinco puntos para Indios.

Sus otros cuatro goles han resultado igualmente importantes, ya que han ayudado a la escuadra teporaca a mantenerse en la lucha en los partidos contra Mérida, Pumas Morelos y Veracruz, de los cuales, Indios ganó dos y empató uno.

Fiel reflejo del estado de ánimo que guarda en Indios, el futbolista jalisciense de casi 33 años, declaró que se siente muy bien para practicar este deporte, en plenitud de facultades.

“Me siento muy bien. Estoy jugando, me siento feliz, me siento muy fuerte a pesar de que uno va creciendo, uno va siendo más maduro. Me siento muy fuerte y completo como para seguir compitiendo varios años más”, externó.

Para finalizar y como lo ha declarado en repetidas ocasiones, Lillingston sueña con ascender y regresar al máximo circuito del futbol mexicano con la tribu. “Me encantaría y sueño con eso. Quiero vibrarlo y quiero sentirlo para transmitirlo tanto a mis compañeros como a la afición”, concluyó.

(Sergio Arturo Duarte)