Le cambia la vida
Associated press | 24-10-2010 | 23:15
Anaheim, California—El nuevo campeón peso pesado de la UFC es un ex luchador de Arizona State que consiente a su hija incluso durante los entrenamientos. Hasta la noche de este sábado, la vida de Caín Velásquez se limitaba a su familia y a pelear.

El púgil sabe que las cosas serán un poco más complicadas luego de haber hecho polvo al contrincante más famoso de las artes marciales mixtas.

Velásquez ganó más que un gran cinturón con su impactante triunfo sobre Brock Lesnar en el primer asalto del UFC 21. El pugilista de San José ha sido uno de los más destacados en el deporte durante varios años, y se percató de su potencial en una desigual victoria que terminó con el enorme Lesnar indefenso ante su poderío.

Sólo cuando el réferi Herb Dean detuvo la pelea con 48 segundos restantes, Velásquez olvidó la inexpresividad que lo había caracterizado en las últimas semanas, parándose en la mitad del ring, levantando los brazos en señal de triunfo e incluso colocándose las manos en el rostro con incredulidad.

“Fue una gran sensación”, dijo Velásquez. “Todo el trabajo que hice fue para ese momento. Había imaginado que así saldrían las cosas. Fue el mejor final en el que pude pensar en cuanto a esta historia, pero debo seguir mejorando y tener cuidado con mis próximos contrincantes”.

Con una fuerte ética laboral infundida por sus padres inmigrantes, es poco probable que Velásquez se duerma en sus laureles tras haberse convertido en el primer campeón peso pesado mexicoamericano de la MMA o del boxeo. Ya empezó a hacer planes para su primera defensa de principios del próximo año contra el brasileño Junior Dos Santos, el mejor candidato detrás de él en una división llena de pugilistas interesantes.

No obstante, a la UFC, siempre ansiosa por consolidar su lugar en el mundo de los deportes más importantes, podría favorecerle contar con un campeón peso pesado con la imperturbabilidad de Velásquez. Mientras que Lesnar aún no abandona la imagen grandilocuente que alguna vez cultivó como luchador profesional, Velásquez actúa mucho más como un deportista promedio. Tras la pelea, analizó con calma su plan de juego contra Lesnar con la misma objetividad con la que un liniero ofensivo hablaría sobre una técnica para bloquear pases.

“Trabajamos muchísimo para esto”, dijo Velásquez. “Trabajamos la manera de derribarlo y otras alternativas en caso de que no funcionara. Todos los sábados repetíamos las mismas situaciones. Me siento muy orgulloso de mis entrenadores y de toda la gente con la que trabajo”.

El ascenso de Velásquez puso fin al reinado de Lesnar, quien se llevó el cinturón en apenas su cuarta pelea de la MMA en noviembre de 2008, menos de tres años después de haber ingresado al deporte y abandonar sus intentos de jugar en la NFL. Lesnar fue la estrella de dos de las más importantes peleas de pago por evento de la historia de la UFC debido en buena parte a la fama que le dejó la lucha libre, pero Velásquez demostró lo básicas que son las habilidades de Lesnar en la MMA, particularmente en las peleas de pie.

“Cuando empieza a ser golpeado pierde la técnica”, comentó el presidente de la UFC Dana White. “No es cuestión de que trabaje sus golpes. La situación es distinta cuando se reciben golpes en la cara”.

Pese a que la principal estrella de White ya no cuenta con cinturón, es posible que la derrota de Lesnar sea benéfica para la UFC, la cual ahora cuenta con dos superestrellas en peso pesado y no sólo una. A cualquiera que vea a Velásquez aplastar a Lesnar le interesará ver cómo se enfrenta a Dos Santos, el impresionante pugilista brasileño, mientras que es poco probable que Lesnar pierda su encanto.

“Creo que la gente siempre estará interesada en Brock, y ahora también se interesarán en Caín”, dijo White.

Lesnar no asistió a la conferencia de prensa posterior a la pelea en Anaheim, indicando no querer interferir en el éxito de Velásquez. El ex campeón había comentado que si ganaba se tomaría un año sabático, pero a White no le sorprendería que Lesnar tomara otra decisión en unos cuantos días.

“Personalmente creo que su lado competitivo saldrá más a flote”, dijo White.

Aunque White comentó haber discutido con Lesnar por varios motivos en las últimas seis semanas, no espera tener ningún problema para hacer que el estadounidense regrese al octágono. Lo más probable es que Lesnar vuelva para una tercera pelea contra Frank Mir, el ex campeón interino que dividió sus dos encuentros con Brock.

Es posible que Velásquez y Dos Snatos se midan en marzo o en abril. Aunque Velásquez declaró que viajaría a cualquier parte para el combate, preferiría pelear en California, Arizona o la Ciudad de México, donde a la UFC le encantaría montar un gran espectáculo.

Javier Méndez, el entrenador de Velásquez, quiere que su muchacho regrese al gimnasio mucho antes de Navidad para trabajar en los retos especiales que planteará el brasileño. Velásquez está dispuesto a todo tras haber tenido la oportunidad de disfrutar de ser el campeón.

“El campamento de entrenamiento no fue difícil, pero sí largo”, dijo Velásquez. “Me gustaría estar más tiempo con mi familia, salir un poco más con ellos. No cabe duda de que se lo merecen”.